El dolor y el corredor

martes, septiembre 06, 2011


La vuelta a la carga siempre es complicada, y mucho más ahora que me tomo descansos largos (adecuándome a María), de casi dos meses.
Los años no pasan en balde, y a mis ya crónicas dolencias de rodillas se están uniendo mis nuevos padecimientos con el tendón de Aquiles.
Me lo tengo que tomar con calma, pero claro, correr es como una droga, y tomar menos dosis de la necesaria, y no digamos ya dejar de recibir la dosis, me resulta algo terrible.
Y es que mis pobres piernas acumulan ya muchos miles de de kilómetros. Y eso, lógicamente, se termina pagando…

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.