Modern Talking

sábado, mayo 17, 2008

Me imagino que hay que echarles narices (por no decir algo más grueso) para a estas alturas reividincar un grupo como Modern Talking… pero cada uno debe asumirse a sí mismo, y me imagino que esta es mi penitencia por tratar de cumplir con semejante osadía.
Pronto se cumplirán 20 años de la primera separación de este grupo alemán que arrasó a mediados de los ochenta, y que a mí me arrebató desde su primer single: justo el que comparto en el vídeo. El día que se separaron me recuerdo llorando (de verdad) en la pequeña habitación de mi buen amigo Federico, como si el mundo ya jamás pudiera volver a ser lo que era. Y en cierto modo, el mundo efectivamente ya no es lo que era entonces.
Thomas y Dieter formaron un fabuloso dúo que pronto se adueñó de las pistas de baile y de las emisoras, y que se caracterizó por unas composiciones marcadas por una sencilla caja de ritmos, falsestes y coros masculinos agudos, y estribillos pegadizos que uno no podía apartarse de la cabeza.
Aunque en la actualidad el single que más me gusta es el primero (el que he colocado en el post: «You’re my heart, you’re my soul»), el que más me impactó, y con el que alcanzaron fama mundial, fue con el archiconocido «Brother Louie», dedicado a su productor: Luis.
Todavía suenan por ahí de cuando en cuando, y un breve retorno en 1998 los volvió a poner de moda, gracias a nuevas canciones y a versiones de las antiguas. Debo admitir que un cosquilleo me recorre la espina dorsal cuando los escucho, y luego se instala en mi mente: entonces tengo 15 años, y oigo sus cintas mal copiadas en casette en las tórridas playas de Benidorm…
Hermano Fede, allá donde quiera que estés, este post va por tí.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.