Nochebuena

jueves, diciembre 25, 2008

Todas la nochebuenas son parecidas: nervios, buena comida, algo de tele, regalos y música. Salvo las dos últimas cosas, el resto es casi un calco año tras año. Anoche volví a desmelenarme un poco, como siempre que hay fiesta.

Creo haberlo reconocido ya en algún otro post: me encanta bailar. Ya siendo adolescente formaba corros en las discotecas mientras daba brincos (debo decir que mi buen amigo Peter ayudaba con sus contoneos), pero es que a día de hoy, con 36 añitos, y aunque con escasa frecuencia, sigo liándola en algunas discotecas de Madrid o Barcelona (sobre todo allí: en mis queridas Bikini o Pacha).

Pues ayer no iba a ser menos. Hoy tengo la garganta rota y el estómago medio loco, pero mereció la pena. Brinqué como un loco con Human y Viva la vida, aunque debo admitir que The Killers Coldplay apenas le dieron un toque de distinción y glamour a la noche. Bailar, lo que se dice bailar, exigió que los repetitivos acordes de Pray o Rise Up sonasen una y otra vez. Finalmente sucumbí, y mi cuerpo arrastrado por la tiranía de las reinas de la pista Tina Cousins Kate Ryan les rindió pleitesía.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.